Missatge dels Bisbes de la Comissió Episcopal de Pastoral Social de la CEE amb motiu de la Diada de la Caritat

“Lla­ma­dos a ser co­mu­ni­dad” 

En la fies­ta del Cor­pus Ch­ris­ti, los cris­tia­nos ado­ra­mos la pre­sen­cia real de Je­su­cris­to muer­to y re­su­ci­ta­do por nues­tra sal­va­ción bajo las es­pe­cies sa­cra­men­ta­les del pan y del vino con­sa­gra­dos. En este día aco­ge­mos la in­vi­ta­ción de Cá­ri­tas a cre­cer como co­mu­ni­dad de her­ma­nos y a par­ti­ci­par en la Eu­ca­ris­tía, sa­cra­men­to de co­mu­nión con Dios y con nues­tros se­me­jan­tes. De este modo, cuan­tos co­me­mos de un mis­mo pan no sólo so­mos in­vi­ta­dos a for­mar un solo cuer­po, sino a cre­cer en la es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión que dé sen­ti­do y ani­me nues­tro com­pro­mi­so so­cial en fa­vor de los que su­fren.

Vi­va­mos en co­mu­nión

Con el lema “Lla­ma­dos a ser co­mu­ni­dad”, Cá­ri­tas nos in­vi­ta en su cam­pa­ña ins­ti­tu­cio­nal a po­ner el foco de aten­ción en la di­men­sión co­mu­ni­ta­ria de nues­tro ser, como eje fun­da­men­tal de nues­tro ha­cer al ser­vi­cio del Reino de Dios y del pro­yec­to de trans­for­ma­ción so­cial en el que es­ta­mos em­pe­ña­dos en el ejer­ci­cio de la ca­ri­dad.

El re­des­cu­bri­mien­to de nues­tro ser co­mu­ni­ta­rio es el pun­to de par­ti­da para su­perar nues­tros in­tere­ses in­di­vi­dua­les, los com­por­ta­mien­tos au­to­rre­fe­ren­cia­les y co­la­bo­rar con el Se­ñor en la cons­truc­ción de un mun­do en el que la ex­pe­rien­cia del amor de Dios nos per­mi­ta vi­vir la co­mu­nión y cons­truir una so­cie­dad más jus­ta y fra­ter­na.

La co­mu­ni­dad, nos re­cuer­da Cá­ri­tas,[1] es el ám­bi­to don­de po­de­mos acom­pa­ñar y ser acom­pa­ña­dos, don­de po­de­mos ge­ne­rar pre­sen­cia, cer­ca­nía y un es­ti­lo de vida don­de el que el que su­fre en­cuen­tre con­sue­lo, el que tie­ne sed des­cu­bra fuen­tes para sa­ciar­se y el que se sien­te ex­clui­do ex­pe­ri­men­te aco­gi­da y ca­ri­ño. En la co­mu­ni­dad po­de­mos res­pon­der al  man­da­to de Je­sús, que nos man­dó dar de co­mer al ham­brien­to (Mc 6,37) y po­de­mos im­pli­car­nos en el desa­rro­llo in­te­gral de los po­bres, bus­can­do los me­dios ade­cua­dos para so­lu­cio­nar las cau­sas es­truc­tu­ra­les de la po­bre­za.[2]

Sólo así po­dre­mos en­con­trar sa­li­das a nues­tra reali­dad so­cial, más cen­tra­da en la bús­que­da de in­tere­ses egoís­tas, en la agre­si­vi­dad ideo­ló­gi­ca y en la per­ma­nen­te des­ca­li­fi­ca­ción del otro que en el des­cu­bri­mien­to de lo que nos une y nos en­ri­que­ce a pe­sar de las le­gí­ti­mas di­fe­ren­cias.[3]

Cul­ti­ve­mos la es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión

Aho­ra bien, si que­re­mos ser ám­bi­to de co­mu­nión y cons­truc­to­res de co­mu­ni­dad, ne­ce­si­ta­mos cul­ti­var una ver­da­de­ra es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión al es­ti­lo de aque­llos pri­me­ros cris­tia­nos que vi­vían uni­dos y lo te­nían todo en co­mún, por­que eran asi­duos en la en­se­ñan­za de los após­to­les y en la frac­ción del pan[4].

San Juan Pa­blo II nos des­cri­bía con gran pro­fun­di­dad las ca­rac­te­rís­ti­cas de esta es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión, al co­men­zar el pre­sen­te mi­le­nio:

“Es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión sig­ni­fi­ca ante todo una mi­ra­da del co­ra­zón ha­cia el mis­te­rio de la Tri­ni­dad que ha­bi­ta en no­so­tros, y cuya luz ha de ser re­co­no­ci­da tam­bién en el ros­tro de los her­ma­nos que es­tán a nues­tro lado”.

“Es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión sig­ni­fi­ca, ade­más, ca­pa­ci­dad de sen­tir al her­mano de fe en la uni­dad pro­fun­da del Cuer­po mís­ti­co y, por tan­to, como “uno que me per­te­ne­ce”, para sa­ber com­par­tir sus ale­grías y sus su­fri­mien­tos, para in­tuir sus de­seos y aten­der a sus ne­ce­si­da­des, para ofre­cer­le una ver­da­de­ra y pro­fun­da amis­tad”.

“Es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión es tam­bién ca­pa­ci­dad de ver ante todo lo que hay de po­si­ti­vo en el otro, para aco­ger­lo y va­lo­rar­lo como re­ga­lo de Dios: un “don para mí”. Ade­más de ser un don para el her­mano que lo ha re­ci­bi­do di­rec­ta­men­te”.[5]

Pro­mo­va­mos cau­ces para vi­vir la co­mu­nión con los que su­fren

A la luz de este tex­to y con la mi­ra­da pues­ta en nues­tra reali­dad ecle­sial y so­cial, que­re­mos se­ña­lar al­gu­nas de las im­pli­ca­cio­nes que de­man­da de to­dos no­so­tros una ver­da­de­ra es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión con los que su­fren:

  1. Co­mu­nión y dig­ni­dad hu­ma­na

La es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión nos exi­ge des­cu­brir nues­tra iden­ti­dad y nues­tra dig­ni­dad per­so­nal. Esta dig­ni­dad no se sus­ten­ta en fac­to­res eco­nó­mi­cos, en ra­zo­nes ét­ni­cas, en cuo­tas de po­der ni en fluc­tuan­tes acuer­dos hu­ma­nos. Su fun­da­men­to ra­di­ca en el mis­te­rio de la Tri­ni­dad que nos ha­bi­ta y nos cons­ti­tu­ye como ima­gen suya. So­mos se­res na­ci­dos de la co­mu­nión y he­chos para la co­mu­nión. Cuan­do eso fa­lla, y este es uno de los va­cíos de la cul­tu­ra ac­tual, la cues­tión so­cial se con­vier­te en una cues­tión an­tro­po­ló­gi­ca[6] y el ma­yor pro­ble­ma no está sólo en la po­bre­za, sino en la pér­di­da de la dig­ni­dad hu­ma­na que se es­con­de de­trás de la po­bre­za y que afec­ta a quie­nes la su­fren y a quie­nes la ge­ne­ran.

  1. Co­mu­nión y cui­da­do de la casa co­mún

La es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión nos sen­si­bi­li­za so­bre la im­por­tan­cia de sen­tir­nos so­li­da­rios con la reali­dad glo­bal de nues­tro mun­do, sa­bien­do que el cui­da­do de nues­tra vida, de las re­la­cio­nes con la na­tu­ra­le­za y de la casa co­mún es in­se­pa­ra­ble de la jus­ti­cia, la fra­ter­ni­dad y la fi­de­li­dad a los de­más.[7] En con­se­cuen­cia, nos em­pu­ja a te­ner un co­ra­zón abier­to y uni­ver­sal para aco­ger a to­dos  -es­pe­cial­men­te a los ex­clui­dos, los des­car­ta­dos, los mi­gran­tes, los re­fu­gia­dos- y para in­te­grar­los en nues­tra co­mu­ni­dad ha­cién­do­los par­tí­ci­pes de ella con to­dos sus de­re­chos y con to­das sus po­ten­cia­li­da­des.

  1. Co­mu­nión y desa­rro­llo hu­mano in­te­gral

La es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión nos lle­va a vi­vir el ser­vi­cio de la ca­ri­dad como un ser­vi­cio al desa­rro­llo hu­mano in­te­gral. No es­ta­mos en el mun­do sólo para dar pan o para pro­mo­ver un sim­ple desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Como Je­sús en el de­sier­to, he­mos de te­ner siem­pre pre­sen­te que “no sólo de pan vive el hom­bre” (Cfr Mt 4,4). Ade­más de pan, ne­ce­si­ta­mos “Pa­la­bra”, re­la­ción, co­mu­ni­ca­ción, co­mu­nión y sen­ti­do. Ne­ce­si­ta­mos a Dios y nos ne­ce­si­ta­mos unos a otros. Por eso, de­ci­mos que es­ta­mos al ser­vi­cio del desa­rro­llo hu­mano in­te­gral, para “pro­mo­ver a to­dos los hom­bres y a todo el hom­bre”, como for­mu­ló el bea­to Pa­blo VI (PP n.14). Pre­ci­sa­mos un desa­rro­llo que in­te­gre a to­dos los pue­blos de la tie­rra, que in­te­gre la di­men­sión in­di­vi­dual y co­mu­ni­ta­ria, la di­men­sión cor­po­ral y es­pi­ri­tual del ser hu­mano, sin ab­so­lu­ti­zar al in­di­vi­duo ni ma­si­fi­car­lo, sin re­du­cir el desa­rro­llo al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y sin ex­cluir a Dios de la vida del hom­bre.[8]

  1. Co­mu­nión y com­pro­mi­so trans­for­ma­dor

La co­mu­nión con los que su­fren a cau­sa de la mar­gi­na­ción y la ex­clu­sión nos mue­ve a reac­cio­nar ante las in­jus­ti­cias sa­bien­do que no es su­fi­cien­te aten­der a las víc­ti­mas. Es ne­ce­sa­rio in­ci­dir en el cam­bio de las re­glas de jue­go del sis­te­ma eco­nó­mi­co-so­cial. Como dice el papa Fran­cis­co, “imi­tar al buen sa­ma­ri­tano no es su­fi­cien­te […], es ne­ce­sa­rio ac­tuar an­tes de que el hom­bre se en­cuen­tre con los la­dro­nes, com­ba­tien­do las es­truc­tu­ras de pe­ca­do que pro­du­cen la­dro­nes y víc­ti­mas”.[9] Y para  esto no bas­ta trans­for­mar las es­truc­tu­ras. Ne­ce­si­ta­mos de­jar­nos afec­tar por los po­bres y des­de ellos trans­for­mar tam­bién nues­tros cri­te­rios y ac­ti­tu­des, nues­tro modo de pen­sar y de vi­vir.[10]

  1. Co­mu­nión y eco­no­mía so­li­da­ria

Nos preo­cu­pa la so­cie­dad cen­tra­da en el dios di­ne­ro y sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de se­guir abrien­do ca­mi­nos a otra eco­no­mía al ser­vi­cio de la per­so­na que pro­mue­va al mis­mo tiem­po la in­clu­sión so­cial de los po­bres y la con­so­li­da­ción de un tra­ba­jo de­cen­te como ex­pre­sión de la dig­ni­dad esen­cial de todo hom­bre o mu­jer[11]. Nues­tras Cá­ri­tas tie­nen ya un fe­cun­do re­co­rri­do en este cam­po. Con ellas, “cree­mos que es un mo­men­to pro­pi­cio para re­vi­sar este ca­mino y de­jar­nos con­fron­tar e ilu­mi­nar por la fe y la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia de modo que, en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des, res­pon­da­mos a la eco­no­mía que mata pro­mo­vien­do otra que da vida”[12]. Como he­mos ma­ni­fes­ta­do en otras oca­sio­nes, “la re­duc­ción de las de­sigual­da­des […] no pue­de de­jar­se en ma­nos de las fuer­zas cie­gas del mer­ca­do. Es ne­ce­sa­rio dar paso a una eco­no­mía de co­mu­nión, a ex­pe­rien­cias de eco­no­mía so­cial que fa­vo­rez­can el ac­ce­so a los bie­nes y a un re­par­to más jus­to de los re­cur­sos”.[13]

  1. Co­mu­nión y es­pi­ri­tua­li­dad de ojos abier­tos

Por úl­ti­mo, la co­mu­nión con el Es­pí­ri­tu que mo­vió a Je­sús a ha­cer de su vida una vida para los de­más y una bue­na no­ti­cia para los po­bres. Hoy he­mos de ser cons­cien­tes de que no toda es­pi­ri­tua­li­dad sir­ve para el com­pro­mi­so ca­ri­ta­ti­vo y so­cial. Lo ha di­cho Fran­cis­co: “No sir­ven ni las pro­pues­tas mís­ti­cas sin un fuer­te com­pro­mi­so so­cial y mi­sio­ne­ro, ni los dis­cur­sos y pra­xis so­cia­les o pas­to­ra­les sin una es­pi­ri­tua­li­dad que trans­for­me el co­ra­zón”.[14] Lo he­mos re­pe­ti­do no­so­tros en La Igle­sia, ser­vi­do­ra de los po­bres (nn. 37-38). Nues­tra mís­ti­ca ha de ser una mís­ti­ca de ojos abier­tos a Dios y a los her­ma­nos, no una mís­ti­ca sin nom­bre y sin ros­tro, como al­gu­nas de moda.[15] Una mís­ti­ca bus­ca­do­ra de ros­tros, al es­ti­lo de Je­sús, que se ade­lan­ta a ver el ros­tro de los opri­mi­dos,  sale al en­cuen­tro de los que su­fren y es bue­na no­ti­cia para los po­bres (Cfr Lc 4,16-19).

Con­clu­sión

Des­de este ho­ri­zon­te de po­si­bi­li­da­des que nos ofre­ce la es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión, nos acer­ca­mos hoy al sa­cra­men­to de la Eu­ca­ris­tía:

-Él es la fuen­te de nues­tra co­mu­nión con Cris­to y con los her­ma­nos.
-En él nos aco­ge­mos y va­lo­ra­mos como miem­bros de un mis­mo cuer­po.
-Con él po­de­mos ha­cer de nues­tra vida una vida en­tre­ga­da por los otros.[16]
-Por él el Es­pí­ri­tu del cru­ci­fi­ca­do re­su­ci­ta­do se hace vivo en­tre no­so­tros.

Que la Eu­ca­ris­tía, cuer­po en­tre­ga­do y san­gre de­rra­ma­da de Je­sús para la vida del mun­do, nos ayu­de cada día a des­cu­brir que el acer­car­nos a la mis­ma mesa para co­mer el pan eu­ca­rís­ti­co nos obli­ga a com­par­tir el pro­yec­to de Dios de lo­grar una vida dig­na y un desa­rro­llo hu­mano in­te­gral para to­dos.
 

Ma­drid, 15 de mayo de 2017

Co­mi­sión Epis­co­pal de Pas­to­ral So­cial
Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la

pdfMissatge dels Bisbes de la Comissió Episcopal de Pastoral Social de la CEE amb motiu de la Diada de la Caritat

[1] Cfr Cá­ri­tas Es­pa­ño­la, Fun­da­men­ta­ción de la Cam­pa­ña Ins­ti­tu­cio­nal 2014-2017, 11.

[2] Cfr Evan­ge­lii gau­dium, nn. 188-192.

[3] Cfr En­cí­cli­ca So­lli­ci­tu­do rei so­cia­lis, n. 26.

[4] Cfr Hech 2,44-47; 4,32-35.

[5] Car­ta apos­tó­li­ca Novo mi­llen­nio ineun­te, n. 43.

[6] Cfr En­cí­cli­ca Ca­ri­tas in ve­ri­ta­te, n. 75.

[7] Cfr Fran­cis­co, En­cí­cli­ca Lau­da­to si, n. 70.

[8] Cfr Dis­cur­so de Fran­cis­co al Con­gre­so so­bre Pers­pec­ti­vas para el Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral, con mo­ti­vo del 50 aniver­sa­rio de la En­cí­cli­ca Po­pu­lo­rum pro­gres­sio, 4 de Abril de 2017.

[9] Dis­cur­so de Fran­cis­co a los par­ti­ci­pan­tes en la reunión de Eco­no­mía de Co­mu­nión, 4 de Fe­bre­ro de 2017.

[10] Cfr Men­sa­je de Fran­cis­co para la Cua­res­ma 2017: La Pa­la­bra es un don, el otro es un don.

[11] Cfr Be­ne­dic­to XVI, En­cí­cli­ca Ca­ri­tas in ve­ri­ta­te, 63.

[12] Con­vo­ca­to­ria a las XVII Jor­na­das de Teo­lo­gía so­bre la Ca­ri­dad, Abrien­do ca­mi­nos a una eco­no­mía más so­li­da­ria e in­clu­si­va, San­tia­go de Com­pos­te­la, 2017.

[13] La Igle­sia, ser­vi­do­ra de los po­bres, n.53.

[14] Evan­ge­lii gau­dium, n.262.

[15] Nos re­fe­ri­mos a al­gu­nas mís­ti­cas de tra­di­cio­nes orien­ta­les des­en­car­na­das y a otras de tono psi­co­lo­gi­cis­ta y de Nue­na Era.

[16] Cfr Rom 12,5; 1Co 10,17; Ef 5,25-27; Con­ci­lio Va­ti­cano II,  Lu­men Gen­tium n 7. Be­ne­dic­to XVI, Ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca pos­tsi­no­dal Sa­cra­men­tun ca­ri­ta­tis, nn. 88-89.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.

Càritas d'Urgell utiliza "COOKIES" para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorando la seguridad, para obtener una eficacia y una personalización superiores, para recoger datos estadísticos y para mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES política de cookies en el pie de página.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies