Cáritas en el Pallars Jussà y Pallars Sobirà apoya a las personas recién llegadas que viven con nosotros y les facilita la acogida a la sociedad.

Actualmente en Cáritas Tremp, Pobla de Segur y Sort tenemos un grupo de 12 chicos de entre 18 y 25 años, la mayoría llegan de forma irregular buscando una nueva vida, algunos de ellos provienen de centros para menores  tutelados. De los 12 chicos 3 ya han conseguido regularizar su situación administrativa y tienen un contrato de trabajo de más de un año. En Samir nos explica su testimonio:

Soy un chico de origen marroquí de 22 años, que llegó a España para poder tener una mejor vida. He cursado el bachillerato y con una beca empecé a hacer deporte universitario en Rusia, por problemas con las becas y los papeles tuve que volver a Marruecos donde decidí venir en España con patera. Sé hablar 7 idiomas: catalán, castellano, inglés, francés, ruso, árabe y bereber.

La atención que Samir (y a los que puedan estar como él) desde Cáritas, es acompañarlos porque puedan continuar estudiando mientras no consiguen la documentación necesaria para poder encontrar trabajo, regularizar su situación y también su vida. Se los apoya en la realización de clases de catalán y castellano, ayuda con ropa para vestir, utensilios y ropa por el hogar, asesoramiento legal en tema de vivienda, y en todo aquello que pueda menester y los podamos ayudar.

Su situación de vivienda es precaria, se está buscando la manera de dignificar cada día más su hogar. Por eso pedimos la colaboración de la población para evitar situaciones como el alquiler de viviendas de forma irregular y con unas condiciones que no son dignas. El Samir nos comenta que está agradecido del acompañamiento que recibe actualmente de la gente, pero reconoce que ha pasado situaciones muy difíciles, nos dice: «Solo nos ofrecen pisos muchos viejos sin calefacción y, por las condiciones en las cuales están los pisos, pagamos precios que son demasiado elevados».

La pandemia ha hecho que muchos de los jóvenes no puedan trabajar en la zona, puesto que vivían de los trabajos que realizaban en los pueblos de los Pallars, y esto todavía dificulta más su día a día.

Desde Cáritas se lleva a cabo los proyectos de acogida, acompañamiento y sensibilización, que promueven la participación activa de las personas recién llegadas en el arraigo de sus comunidades de origen, en la denuncia, la incidencia y la sensibilización hacia el hecho migratorio en todo el territorio.

Todo ello sin perder la dimensión del trabajo en red, para reconocer los cambios que se están produciendo en el sí de nuestras sociedades y trabajar con otras personas y colectivos para conseguir que nuestra sociedad sea inclusiva e integradora.

close

Apunta't al nostre Butlletí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.