La crisis actual no ha afectado a todos por igual. Las personas que han podido adaptar su puesto de trabajo al teletrabajo y han tenido la viabilidad de realizarlo, así como las que han podido convivir los diferentes miembros de la familia, con el espacio suficiente para que cada uno realizara sus tareas de la mejor forma posible, han podido vivir el confinamiento de una forma mucho más positiva que los hogares que han tenido que estar todos los miembros de la familia en un mismo espacio, y donde, en muchos casos padres e hijos han tenido que compartir datos móvil del único dispositivo de la familia para poder realizar sus tareas, o los trámites administrativos requeridos para solicitar el ERTO o el paro.

Durante el estado la alarma las Cáritas catalanas, tuvimos que replantear todos los servicios y proyectos, velando para garantizar las necesidades básicas de todo el que lo requería. Esto fue posible gracias a más de 13.000 voluntarios. Su implicación hizo posible la atención de las personas más vulnerables, junto con el compromiso de socios y donantes.

Aunque la pobreza es estructural, la COVID-19 ha hecho agravar sus consecuencias y el número de personas que lo están sufriendo. Muchas de ellas lo han sufrido doblemente: en marzo y ahora. No lo permitas. Contribuye al fondo de emergencia COVID para que puedan salir adelante y salir de esta crisis que ha generado la pandemia.

La pobreza no se detiene i Cáritas tampoco. Ayúdanos a ayudar!

Conocer los beneficios fiscales

Campanya emergència COVID-19

53.245€ de 60.000€ recaudado
Selecciona el método de pago
Información personal

Total de la donación: 20,00€

close

Apunta't al nostre Butlletí